martes, 31 de mayo de 2016

¿Cuánto vivió Diofanto?

Diofanto de Alejandría fue un matemático griego nacido hacia el año 200, del que se conoce poco, pero se considera el padre del álgebra, gracias a su obra Arithmetica.





Sí... cada vez que tu profesor te pedía que "despejaras" la x de una ecuación, te estaba indicando que hicieras lo que Diofanto ya hacía hace casi dos mil años atrás, así que... tal vez le debas un poco de respeto.

Decía al principio que es poco lo que se conoce de la vida de este matemático griego, y hay distintas fechas posibles para su nacimiento y muerte, pero lo que sí se sabe con exactitud, es cuánto vivió.

Precisamente en el epitafio de su tumba, una inscripción lo dice con exactitud:

"Transeúnte, ésta es la tumba de Diofanto: es él quien con esta sorprendente distribución te dice el número de años que vivió. Su niñez ocupó la sexta parte de su vida; después, durante la doceava parte su mejilla se cubrió con el primer vello. Pasó aún una séptima parte de su vida antes de tomar esposa y, cinco años después, tuvo un precioso niño que, una vez alcanzada la mitad de la edad de su padre, pereció de una muerte desgraciada. Su padre tuvo que sobrevivirle, llorándole, durante cuatro años. De todo esto se deduce su edad."

Entonces, dado que vives 18 siglos después que él y tienes infinitas posibilidades de conocimiento respecto de las que él tenía... ¿eres capaz de deducir cuántos años vivió?
es lo menos que podrías hacer en su honor... no?

Solo necesitas lápiz y papel.

lunes, 30 de mayo de 2016

Kiki, Bouba y el espantapájaros.

Debes saberlo. No te dejaremos en paz.

Kiki, Bouba y el espantapájaros

Te perseguiremos hasta el fin de tus días, para hacerte caer una y otra vez en los mismos errores, las mismas situaciones incómodas, los mismos fracasos.

No puedes alejarte de nosotros, porque estamos muy adentro tuyo, en tu subconsciente.
A lo sumo, podrás alejarnos un tiempo, tras un notable esfuerzo intelectual, pero al menor atisbo de cansancio, de desconcentración o de confianza en ti mismo, estaremos nuevamente allí para hacerte caer.

Somos los sesgos y las falacias, y por más que intentes evitarlo, te dominaremos.
¿No nos crees?
Intentemos jugar un rato, entonces… a ver quién gana!

Observa estas dos figuras:

¿cuál es Kiki y cuál es Bouba?

Una se llama Kiki y la otra Bouba. ¿Cuál es cual?

¿Lo ves?
No existe ninguna razón realmente lógica para que hayas hecho esa elección… en realidad, no tienes información ninguna que te permita saber cuál es cual… pero sin embargo, consideraste lógico que la figura puntiaguda fuera Kiki y la redondeada fuera Bouba.
Eso es un sesgo.
Creíste lógico algo que en realidad, no lo era.
No es tu culpa… fuimos nosotros los que te manipulamos.


Ahora juguemos nuevamente:
Supongamos que en una reunión opinas que en la vida de las ciudades, los niños corren muchos riesgos si juegan en la calle.
De pronto, alguien te argumenta que solo un estúpido dejaría a los niños encerrados en su casa...

Te sientes mal, verdad? No era eso lo que pretendías decir… pero caíste en la trampa.
Te sientes estúpido de haber dicho lo que dijiste… aunque no haya motivos lógicos para eso.
La persona que te respondió, lo hizo usando cosas que no dijiste para atacarte, y sin embargo logró confundirte.

Usó una falacia para "contradecir" tu argumento y aunque realmente no contradijo nada (tu hablabas de otra cosa), salió airoso.
En lugar de atacar tu sólido argumento, ideó otro fácil de rebatir (como un espantapájaros) y se lanzó contra él, destrozándolo.

El hombre de paja

Se llama "Falacia del Hombre de Paja" y es muy frecuente entre las personas que discuten… especialmente los políticos, cuando intenta desviar el eje de la conversación hacia otros argumentos que le favorezcan, evitando el que los incomoda.

Bien, entonces ¿qué pasa contigo?:
¿Crees que no tienes tantos sesgos, y que lo de Kiki y Bouba era solo una excepción?…veamos:


  • ¿Alguna vez has tratado justificar tu opinión, usando los argumentos que confirman tu  postura y ocultando los que la contradicen?
  • ¿Alguna vez te has sentido orgulloso de tus éxitos, pero has endilgado a otros la responsabilidad de tus fracasos?
  • ¿Alguna vez has asumido que tu forma de pensar es la que tiene la mayoría de las personas, y que son pocos los que piensan diferente que tú?
  • ¿Alguna vez has creído, al encontrar la solución a un problema, que en realidad ya  conocías la respuesta desde antes, solo que no la recordabas?
  • ¿Alguna vez has juzgado duramente la honestidad de otras personas, pero has tolerado tus pequeñas deshonestidades cotidianas?
  • ¿alguna vez has participado en un grupo, tolerando comportamientos grupales que de ninguna manera consentirías individualmente?
  • y por último…¿Alguna vez te has ocultado en el anonimato de Internet, para increpar o insultar a alguien, a quien nunca se lo harías personalmente?


todos esos son sesgos, que aunque no quieras, forman parte de nuestra forma de pensar.

Bien. Ya sabes que no eres inmune a los sesgos.
¿Y qué pasa con las falacias? ¿has caído en sus telarañas?


  • ¿Alguna vez has generalizado con frases como: "todas las mujeres…", "todos los hombres…" o "los jóvenes son…"
  • ¿Alguna vez has comprado un álbum completo de un artista, solo por que te gusta una canción?
  • ¿Alguna vez has "maquillado" la información que posees, para que tu argumento parezca tener más sentido?
  • ¿Alguna vez has pensado que en realidad no puedes explicarle algo a otra persona, por que tu interlocutor no posee los conocimientos o la sensibilidad que comprenderlo?
  • ¿Alguna vez has utilizado la frase "el que calla, otorga", para presuponer que si alguien no te contradice o argumenta, está consintiendo tu afirmación?
  • ¿Alguna vez has pensado que tu equipo favorito perdió el partido, porque los jugadores no hicieron todo lo posible para ganarlo?
  • ¿Alguna vez has afirmado que algo es cierto, simplemente porque no hay pruebas que demuestren su falsedad?
  • ¿Alguna vez has desacreditado a alguien por su condición, su pasado o su persona, y no por sus argumentos?
  • ¿Alguna vez has creído que algo debe ser cierto porque mucha gente así lo cree?
  • ¿Alguna vez has afirmado algo comenzando con la frase: "Los científicos dicen…",  "está probado que…" , o "en la televisión dicen…"
  • ¿alguna vez has justificado algo diciendo "siempre se hizo así", o "así lo hacían mis padres"?


Como ves, no te escaparás tan fácil de nosotros.
Te dominaremos en el momento menos pensado… no podrás bajar la guardia nunca. Hasta el último de tus días.
Recuérdalo cuando hables de política, de religión, de tu deporte favorito, de sexo, o de cualquier otro tema que te afecte emocionalmente.
Estás avisado.

jueves, 26 de mayo de 2016

Annus Mirabilis

La expresión "annus mirabilis" se puede traducir como "el año de las maravillas", en referencia a un año donde ocurrieron cosas excepcionales.

A los 26 años de edad, un joven llamado Albert Einstein, tendría en 1905 su "annus mirabilis" propio, donde solo con la ayuda de su inteligencia y su capacidad de abordar problemas complejos desde una óptica diferente, logró revolucionar el conocimiento humano.

Einstein en su juventud
La ciencia de principios del siglo XX tenía algunas dudas importantes a la hora de comprender la naturaleza y hacerla "calzar" con las ecuaciones que pretendían describirlas.
Entre esas dudas, estaban:


  1. ¿Existen las moléculas?
  2. ¿Cómo se mide una molécula?
  3. ¿En qué medio se propaga la luz?
  4. ¿Porqué un átomo que emite luz no pierde velocidad?
  5. ¿De qué está hecha la luz?


No solo Albert logró responder todas esas preguntas (logrando hacerlo en tan solo un año de su vida), sino que además, sus respuestas cambiaron por completo los paradigmas del conocimiento científico, dando por tierra con conceptos que se creían inmutables, creando una nueva visión de la realidad hasta entonces insospechada.


¿Existen las moléculas?
Por aquellos años, la existencia de átomos y moléculas estaba en duda. Si bien se sospechaba su existencia, no había forma de probarlo mediante observación. Una de las cosas que más intrigaba a los físicos era lo que había descubierto un tal Brown unos años antes: los granos de polen suspendidos en agua en absoluto reposo, se mueven erráticamente sin causa aparente.



Einstein imaginó que ese movimiento podría ser explicado como los "impactos" de las moléculas del líquido contra los granos de polen, y se puso a calcular las opciones, considerando entre otras cosas el diámetro de las partículas suspendidas, su coeficiente de difusión, la viscosidad y la temperatura del líquido.
En ésta ecuación, Einstein se había basado en la "teoría cinética del calor" recientemente postulada, que presuponía que el calor era función del movimiento molecular.
Si la ecuación de Einstein para explicar el "movimiento browniano" era correcta, sería un buen fundamento para reafirmar esta teoría, y de paso confirmar la existencia de las moléculas.
La confirmación experimental de la fórmula de Einstein para el movimiento browniano llegó tres años después, dando el merecido soporte a la teoría cinética que explicaba el calor.


¿Cómo se mide una molécula?
La ciencia conocía por entonces la forma de medir el tamaño de una molécula de un gas, pero hacerlo con una sustancia disuelta en un líquido (por ejemplo, una molécula de azúcar en agua) era una pregunta sin solución.


Para encarar el problema, Einstein hizo algunas simplificaciones, por ejemplo el viejo truco de considerar al objeto esférico (... si; igual que la vaca)
Entonces, suponiendo que la molécula en cuestión era una diminuta esfera, y considerando otros valores medibles como la viscosidad del líquido, su temperatura, la rapidez con que se disuelve la sustancia, y algunas constantes termodinámicas, combinó inteligentemente estos datos hasta dar con una ecuación que le permitió resolver el acertijo.
Y en el camino, también calculó con exactitud el Nº de Avogadro (que solo se conocía de forma aproximada) y descubrió además que toda molécula disuelta en un líquido se une electrostáticamente a las moléculas del líquido, en lo que hoy se conoce como solvatación.



¿En qué medio se propaga la luz?
Aquí debemos hacer un poco de historia.
Galileo había postulado siglos antes su "principio de relatividad", que afirmaba que las leyes de la física eran las mismas para cualquier observador en reposo o en movimiento inercial.



Por otro lado, Maxwell había explicado el fenómeno electromagnético por el cual un imán girando alrededor de un cable produce una corriente eléctrica capaz de encender una bombilla.
Ambas premisas eran contundentes e irrefutables. Las pruebas reafirmaban ambos conceptos indiscutiblemente... pero eran incompatibles entre sí!
Si haces girar el cable alrededor del imán (y no el imán alrededor del cable), no hay corriente... y sin embargo, el principio de relatividad Galileano afirma que debería haberla, ya que las leyes físicas deberían ser iguales en ambos sistemas. Algo no encajaba.

Por otro lado, se sabía que todas las ondas tienen una velocidad constante respecto del medio en el que se propagan... y la luz, se consideraba una onda electromagnética, por lo tanto su velocidad debía ser constante respecto del medio.
El problema era que no se sabía cuál era ese medio, y se supuso una sustancia intangible a la que se denomino "éter".
Si el éter existía, la luz debería tener una velocidad constante en él, pero como la tierra se estaría moviendo a través de dicho "éter", la velocidad de la luz no sería constante midiendo en un sentido o en otro (como no es igual la velocidad de las olas medidas desde un barco que se mueve a favor o en contra de ellas).
Sin embargo, todos los experimentos, especialmente el de Michelson-Morley descartaron de plano esa diferencia: La luz se movía siempre a la misma velocidad, no importaba cómo se midiera.

Einstein cortó por lo sano con todas estas incongruencias, planteando algo radical:

  • La luz no necesitaba ningún medio para propagarse. El éter no existía.
  • La luz se mueve siempre a la misma velocidad, independientemente del observador.
  • Por consiguiente, si la velocidad de la luz es constante, el tiempo no lo es, y no tiene sentido el concepto de "simultaneidad".

Partiendo de estos conceptos anti-intuitivos, resolvió la incongruencia entre Galileo y Maxwell, y en el camino desarrolló toda una nueva física: la Teoría de la Relatividad

Todo un majestuosos edificio teórico... por un simple imán, y un rayo de luz.


¿Porqué un átomo que emite luz no pierde velocidad?
O dicho en palabras del propio Einstein: ¿Depende la inercia de un cuerpo de su contenido de energía?
La pregunta es simple:
Si algo se mueve, tiene energía cinética... y si emite energía en forma de luz, debería perder algo de la energía cinética para compensar, es decir, debería perder algo de velocidad.
Ahora hagamos la pregunta respecto de un átomo en reposo: Su velocidad es nula. Si emite luz, debería perder energía (velocidad) pero como es nula, no puede perder nada!



¿cómo hacer compatibles ambos experimentos?
Simple: Si la energía cinética de un cuerpo es igual a la masa por un medio de su velocidad al cuadrado, y la velocidad no cambia, la única forma en que el cuerpo pueda perder energía cinética es perdiendo masa.
Eso significa que un átomo que emite luz, puede perder masa.
¿Cuál es la relación entre masa y energía?
Einstein logró deducir esa relación en su ecuación más famosa: E = m·c^2

En los procesos cotidianos, la cantidad de masa que se pierde es tan infinitesimalmente pequeña que es imperceptible (un gramo de masa equivale a la energía que consume toda una gran ciudad de varios millones de habitantes en un mes).
Pero conocida esta equivalencia, la existencia de las estrellas tuvo sentido instantáneamente.
Y también lamentablemente, tuvo sentido la bomba atómica.


¿De qué está hecha la luz?
La materia no es continua. El mismo Einstein ya había demostrado ese año que las moléculas existen, explicando el movimiento browniano.
¿Pero la luz? Es una onda, y por lo tanto, debería ser continua.



Unos años antes, Max Plank había recurrido a un "incómodo artilugio matemático" para explicar las inconsistencias en el comportamiento de los cuerpos negros reales y las predicciones de las ecuaciones electromagnéticas de Maxwell. Esa inconsistencia se conocía como "catástrofe ultravioleta".
Lo que Plank propuso como artilugio fue introducir una constante que "cuantizaba" la energía que podía absorber la materia, de modo que se comportaban como "paquetes". Aunque personalmente no estaba muy de acuerdo con la realidad física de su idea, el artilugio resolvía el problema.
Einstein tomó esa idea, y la llevó al extremo: No era la materia la que absorbía la energía "en paquetes", sino que era la energía misma la que se comportaba de esa forma, como si fueran partículas.
Aplicando el nuevo concepto al problema del cuerpo negro, no solo observó que se ajustaba perfectamente a los experimentos, sino que además había una relación inversa entre la energía de cada "paquete" de luz, con su longitud de onda.
esta idea, súbitamente explicaba con sencillez el efecto fotoeléctrico observado años antes por Hertz.
Al mismo tiempo, elevó a la categoría de constante universal al "artilugio" propuesto por Plank.

Y de paso... le sirvió al joven Albert para ganar unos años después el Premio Nobel.




Entrada basada en ésta serie.



miércoles, 25 de mayo de 2016

Soy un fotón

Soy un fotón es el título de nuestro primer artículo como colaboración que la red Naukas nos ha hecho el honor de aceptar y publicar:
Enlace al artículohttp://naukas.com/2016/05/24/soy-un-foton/


Lo reproducimos aquí:

Soy un Fotón. 
Acabo de ser creado en un improbable pero posible evento cuántico en lo profundo de una estrella, a la que ciertos homínidos del tercer planeta llaman Sol.

Son unos seres extraños, curiosos, un tanto primitivos pero ciertamente inteligentes, aunque aún estén en sus primeras etapas de desarrollo tecnológico.
Al menos ya conocen el fuego y manejan algunas herramientas de hueso y piedra, pero miran a mi estrella con reverencia y temor… algunos creen que es su creador y le rinden tributo.
En cierto sentido, aunque no del modo que lo imaginan, tienen razón.

El lugar es un tanto incómodo para moverse.
Trillones de otros fotones han sido creados como yo, y pugnamos por salir de este ambiente infernal en el que estamos inmersos.
No es fácil, hay millones de kilómetros por recorrer, y todo es demasiado denso y caliente.
Creo que me llevará un tiempo bastante largo poder abandonar mi cuna.

El tercer planeta ha dado más de cien mil vueltas a mi estrella desde que nací.
Ya casi estoy en la superficie, y en pocos minutos lograré abandonar definitivamente éste lugar.
Es curioso ver que aquellos primitivos homínidos han evolucionado y ya dominan su planeta. Han creado inmensas ciudades, tienen una cultura fantástica y ya están dando sus primeros pasos en el espacio.
Han visitado su Luna y tienen extraños aparatos que han llegado a casi todos los demás planetas que orbitan mi estrella. Incluso dicen que han lanzado uno de esos aparatos fuera de la heliosfera.
También han estudiado a mi estrella y muchas otras, y han logrado desentrañar los secretos de mi nacimiento. Se preguntan por el espacio y el tiempo, describen modelos que tratan de explicar el universo…aunque también mantienen ciertos resabios de violencia y crueldad; supongo que ya lo superarán.
Interesantes criaturas.
¡Ya salgo!

Al fin estoy libre!
Ahora comienzan realmente mi camino. Fue demasiado tiempo atrapado allí, pero era necesario. No había otra forma de salir, que no fuera a los empujones… muchos de mis hermanos aún no están ni cerca de lograrlo!
Los homínidos del tercer planeta ya conocen mi velocidad, y saben que tardo ocho minutos (en su manera de medir el tiempo) en llegar a ellos.
Han creado una interesante manera de medir distancias a partir de mi velocidad: le llaman “años-luz”. Creo que me siento orgulloso de que me hayan elegido como una unidad importante en su sistema de medidas. ¿Será porque mi velocidad es constante?

Por esas casualidades del destino he llegado al tercer planeta. Los homínidos han logrado capturarme y hacen experimentos conmigo. Me divierto cambiando frente a ellos.
Son perspicaces y ya saben que a veces me parezco a una onda y otras a una partícula, pero que en realidad no soy ninguna de las dos cosas.
Lo interesante para mí es que, aunque lo saben, les sigue fascinando que así sea mi naturaleza. Ellos dicen que “colapso” cuando me miden. Es muy gracioso.
Sospecho que ya infieren que, después de todos, solo soy “algo” en un campo cuántico, pero aún sin comprenderme por completo, logran manipularme.
Creo que me divertiré un rato.

Después de jugar un tiempo con ellos, he logrado escaparme con uno de mis trucos favoritos… aunque creo que ya saben que puedo cambiar mis propiedades y manifestarme como calor.
En fin, ya abandoné el tercer planeta y  sigo mi viaje por el universo… quien sabe qué nuevas criaturas encontraré en el camino.
Una de las cosas mas curiosas que descubrí con los homínidos es que han logrado desentrañar uno de mis más preciados secretos: ya saben que mi tiempo no es el mismo de ellos, y que para mí el tiempo no existe.
Escuché que un homínido muy famoso lo descubrió cuando yo aún estaba pugnando por salir de mi estrella.
No recuerdo su nombre, pero él comprendió por primera vez que el tiempo depende de la velocidad a la que viajes, y que si lo pudieras hacer a mí velocidad (no lo intentes… no podrás) tu tiempo se detendría para siempre, y viajarías instantáneamente a cualquier lugar del universo, por mas lejano que sea. Pero claro, antes deberías convertirte en pura energía, y así poder alcanzar mi velocidad… no creo que, aunque pudieras, fuera saludable para ti.

…en fin, el tercer planeta ya ha dado un par de millones de vueltas a mi lejana estrella, y yo ya estoy llegando a la galaxia mas cercana.
Es sorprendente saber que mi viaje, que para mí ha sido solo un instante imperceptible, signifique tanto tiempo para el tercer planeta.
¿Existirán aún aquellos homínidos? ¿hasta dónde habrán llegado?
Me gustaría saberlo.
Eran unas criaturas fascinantes.
Gracias nuevamente a Naukas por permitirnos colaborar en esa comunidad.

lunes, 23 de mayo de 2016

De selvas y pulmones

Muchas veces asumimos un argumento bonito y creíble como cierto, sin hacer un juicio crítico... y lo aceptamos como verdad, aunque en realidad solo sea una bonita mentira.

Ejemplo:
¡Protejamos las selvas tropicales, ellas son los pulmones del planeta!

Y tras tan bella frase, te muestran una imagen como ésta:
Selva tropical

¿quién podría resistirse ante un argumento tan hermoso?
¿quién podría oponerse a la protección de las selvas tropicales del planeta?

Area de selvas tropicales

Vamos por partes:

  • ¿Hay que proteger las selvas tropicales? definitivamente SÍ.
  • ¿Son el "pulmón del planeta"? definitivamente NO.

Hay docenas de buenos motivos para proteger a toda costa las selvas tropicales de la deforestación y el abuso humano! pero ese... justo ese, es FALSO.
Cuando aceptamos ese argumento, estamos permitiendo un concepto erróneo nos seduzca a tomar una decisión correcta.

¿Porqué?

Piénsalo de esta manera:
  1. Los vegetales capturan dióxido de carbono del aire mientras crecen para formar sus estructuras vitales, liberando oxígeno durante el proceso.
  2. Los vegetales al concluir su ciclo vital, caen al suelo con todo el carbono atrapado en sus células, se secan y lentamente se pudren.
  3. Los restos vegetales muertos son descompuestos por bacterias que lentamente liberan el CO2 retenido nuevamente a la atmósfera.

Una selva tiene permanentemente árboles que nacen, árboles que crecen, árboles que mueren y restos orgánicos que son descompuestos... por un lado captura carbono del aire, y por el otro lo libera, es decir, está en equilibrio.
Si así no fuera, la selva crecería invadiendo todo el territorio disponible, o simplemente desaparecería... pero no. Está en equilibrio desde hace decenas de miles de años (mientras no intervengamos los humanos, claro).

Por lo tanto, como está en equilibrio, el balance neto entre el carbono que capturan del aire, y el que liberan sus restos putrefactos, es cero.

Una selva (con toda su complejidad como ecosistema), no es un "pulmón" que absorbe  CO2 y libera O2, sino más bien es un gran depósito donde se resguarda el carbono que captó a lo largo de su crecimiento, y que hoy está en equilibrio. Si destruimos esa selva, liberaremos nuevamente ese carbono a la atmósfera.

Una selva tropical debe ser conservada a toda costa porque:

  • Mantiene fijada una gran cantidad de CO2
  • Conserva la humedad ambiente.
  • Regula el balance hídrico de un territorio.
  • Modera el clima.
  • Purifica la atmósfera.
  • Proporciona alimentos.
  • Fija nutrientes al suelo.
  • Permite la diversidad biológica, siendo hábitat insustituible de millones de especies.
y un largo etc.

Si quieres un "pulmón" que produzca oxígeno, comencemos a reforestar las áreas boscosas que hemos destruido, para que los árboles crezcan y así capturen más anhídrido carbónico mientras nos entregan el preciado oxígeno.
Donde las plantas crecen, hay balance neto positivo de oxígeno, y negativo de CO2
De hecho, produce más oxigeno el crecimiento de los cultivos humanos que las selvas tropicales. El problema es que el carbono que incorporan los cultivos es rápidamente devuelto a la atmósfera con el procesamiento industrial de esos cultivos.

Nuestro problema no es la falta de oxigeno... es el exceso de CO2 en la atmósfera.
No expulsemos más CO2 a la atmósfera deforestando áreas boscosas.

¿Cuidar las selvas tropicales? Sí, por supuesto!
Pero por los motivos correctos.

Seguramente encontrarás una docena de "verdades" que has escuchado alguna vez, y que no resisten dos minutos de análisis lógico.

Y hablando de árboles y oxígeno... una vez leí esta reflexión:


Basado en éste artículo.

jueves, 19 de mayo de 2016

¿Cómo ir del lugar A al lugar B sin arruinarnos en el camino?

Para ir de un lugar a otro en nuestra bendita Tierra, tenemos numerosas opciones... pero en el espacio, la cosa puede complicarse en términos de energía y tiempo necesarios.

En general, cuanto menos tiempo pretendamos tardar, mas energía gastaremos (como también ocurre aquí en nuestro planeta)... sin embargo en el espacio, las cantidades de tiempo y/o energía requeridos pueden ser abismales.

Comencemos con una realidad desesperanzadora: La única manera que tenemos de salir de nuestro planeta es sentarnos arriba de un barril gigantesco de combustible, encender "la mecha" y tener confianza en los diseñadores para que no reviente. Pura fuerza bruta.



Pero eso no es todo: salir de nuestro planeta no equivale a llegar a otro lado, sino simplemente quedarnos por ahí, dando vueltas.
Por lo tanto, necesitamos más energía para poder llegar a algún lado. Esa energía deberá impulsar cierta masa (gases, iones, o lo que sea) para que, saliendo por un lado de nuestra nave espacial, nos impulse para el lado contrario.
El problema es que entonces debemos acarrear toda esa masa (combustible) con nosotros al espacio para poder viajar... y cada gramo de más que llevemos requiere más energía, por lo tanto más combustible, para poder llevar el combustible que vamos a usar...

Si quiero hacer un viaje "rápido" por el camino más corto,  necesitaré una cantidad de masa/energía gigantesca para forzar nuestra nave "a lo bruto" a recorrer un camino corto, haciendo que los costos sean literalmente siderales.
La manera perfecta de entrar en bancarrota.

Pero si el tiempo no es una limitación, es posible tomar un camino más lento, pero que nos permita un recorrido con un mínimo gasto energético (es decir poca masa), y así poder recorrer el universo sin dejar a nuestra empresa en bancarrota.

1.-Viajando gratis.
El primero en percatarse de que hay lugares en el espacio donde no hace falta consumir energía para moverse fue Joseph Louis de Lagrange, quien en 1772 descubrió que en el sistema Tierra-Sol existían 5 puntos donde cualquier objeto situado allí permanecería "estático" respecto del sistema, sin necesidad de gastar energía:

Puntos de Lagrange del sistema Tierra-Sol

Los Puntos de Lagrange nos permiten permanecer "estacionados" en órbita solar, a una distancia fija de la tierra, y una vez llegados allí, no debemos gastar energía para permanecer en ellos... el sistema se encarga de hacerlos ese favor.


  • Vale destacar aquí que existen Puntos de Lagrange para cualquier otro sistema de dos cuerpos que consideremos (Tierra-Luna, Marte-Sol, Sol-Saturno, o entre Saturno y sus lunas, etc. etc.) por lo que esas "estaciones de espera" están por todo nuestro sistema solar.

2.- Viajando con el costo mínimo:

El segundo en darle una vuelta de tuerca a esto de los vuelos espaciales  a mínimo costo fue el ingeniero Walter Hohmann, quien en 1925 dedujo que podría haber una "órbita de transferencia" de forma elíptica, que nos llevara del punto A al punto B con un mínimo gasto de energía: La Orbita de Hofmann.

Esta órbita permite que, si estamos en una órbita circular (1), aplicando un pequeño impulso nos pongamos en una órbita elíptica (2) hasta llegar a la nueva posición deseada, y luego, con otro pequeño impulso mantengamos una nueva órbita (3).


Imaginemos a la Tierra en la órbita (1) y a Marte en la órbita (2), mediante dos pequeños impulsos podríamos llegar allí aprovechando el impulso gravitatorio del sol (0) con mínimo gasto de combustible.

Lo interesante es que pueden calcularse órbitas de transferencia no solo entre la tierra y Marte, sino entre cualquier otro par de objetos celestes del sistema solar.
Además, esperando los momentos correctos (llamados "ventanas" de transferencia) podemos hacer que esas órbitas definan el viaje en el menor tiempo posible.
La primera vez en utilizarse exitosamente una Orbita de Hoffman fue durante el programa espacial soviético Venera, con el que se llegó por primera vez a Venus en los '60

Recorrido de la sonda Venera 5


Ahora bien:

  • ¿Qué pasaría si utilizamos los puntos de Lagrange de distintos cuerpos celestes para esperar las "ventanas de transferencia" adecuadas, y luego, usando las órbitas de Hoffmann nos movemos de un punto a otro? 

Seguramente podríamos establecer una red de "caminos" donde, dando pequeños saltos en los momentos adecuados, sería posible llegar a cualquier objeto de nuestro sistema solar, con un gasto mínimo de combustible. La mayor parte del trabajo lo haría Madre Natura gracias a la gravedad.

Autopista interplanetaria
Lo interesante de este concepto es que serviría igualmente para transitar entre distintos sistemas planetarios o incluso entre distintas galaxias. Los puntos de Lagrange y las órbitas de Hoffmann estarán allí, las usemos o no.
Observen esta imagen:

Galaxia "Renacuajo"
En algún pasado remoto, otra galaxia pasó cerca de ésta, y creó un "túnel" de baja energía, por donde las estrellas de una fluyeron hacia la otra, hasta que se cortó el enlace gravitacional; las estrellas quedaron entonces distribuidas a lo largo del túnel, dándole a la galaxia "Renacuajo" su tan particular aspecto.

  • Toda una galaxia estableció una "autopista" de baja energía con otra galaxia, por la que viajaron millones de estrellas.


Si están interesados en mayores detalles de estos conceptos y de aplicaciones prácticas de los mismos, pueden encontrarlos aquí;
http://www.lapizarradeyuri.com/2010/12/
http://eltamiz.com/2011/04/19/el-sistema-solar-propulsion-interplanetaria-i/
http://eltamiz.com/2011/04/27/el-sistema-solar-propulsion-interplanetaria-ii/




martes, 17 de mayo de 2016

De teteras relativistas y otras cosas extrañas.

Cuando la Relatividad y la Cuántica se ponen a jugar, pueden lograr algunos trucos que nos dejan perplejos.
Cosas insólitas, que contradicen el sentido común, comienzan a aparecer aquí y allá, para demostrarnos que la "realidad" no es lo que parece, en una magnífica sesión de ilusionismo y prestidigitación, donde hasta las teteras tienen un rol protagónico!

Hipotética tetera relativista


La función comienza con partículas que aparecen y desaparecen mágicamente donde no debería haber nada... en el vacío.
Como a la naturaleza no le gusta "la nada" se encarga de poner "algo" allí, aunque no nos demos cuenta de su presencia: partículas virtuales que aparecen espontáneamente y se aniquilan instantáneamente sin darnos tiempo a detectarlas... pero haciendo un poquito de trampa sí podemos sentir sus efectos, y por lo tanto confirmar su existencia.

  • Queda claro que cuando hablamos de partículas, no me refiero a "pelotitas" o "cosas pequeñitas", sino a aquellas entidades cuánticas duales que también pueden manifestarse como ondas de radiación y que decidirán cómo mostrarse según la ocasión (algo que explican muy bien en este blog).


La trampa consiste en poner dos placas metálicas muy, muy cercanas entre sí, en un ambiente en el que reina el "vacío". En ese vacío se formarán partículas virtuales bajo la forma de radiación, y provocarán una "presión de vacío" por el lado externo, obligando a las placas a acercarse entre si, en lo que se conoce como Efecto Casimir.



Algo parecido ocurre también en las proximidades de los agujeros negros.
En el "vacío" del espacio también aparecen y desaparecen incesantemente partículas virtuales, y si esto ocurre en una zona de alta gravedad, como junto al horizonte de sucesos de un agujero negro, parte de esas partículas virtuales pueden atravesar el horizonte y caer hacia el agujero negro, mientras que las restantes se alejarán de él, pero ya como partículas reales, es decir, como radiación.
Esto se conoce como Radiación de Hawking.





  • Gracias a este efecto, los agujeros negros empiezan a achicarse y "calentarse" emitiendo radiación hasta (en el confín de los tiempos) desaparecer en un estallido de energía, como también explican muy bien en este blog.





¿y qué tiene que ver todo esto con las teteras?
Bueno, aquí viene el truco más interesante... el que nos deja con la boca abierta totalmente desconcertados:

En el "borde" de un agujero negro (su horizonte de sucesos), la gravedad provocada por el agujero es muy intensa... y decir gravedad, es lo mismo que decir aceleración.
Las partículas virtuales se convierten en reales, algunas cayendo dentro del agujero y otras escapando de la gravedad del mismo en un sistema no inercial, es decir, acelerado.
Esas partículas escapan bajo la forma de radiación, por lo tanto se puede determinar una temperatura para medir dicha radiación.

El 1976 el profesor Bill Unruh, de la Universidad de la Columbia Británica en Canadá, se percató de algo interesante:
En las cercanía de un agujero negro aparecían dos cosas: Aceleración y temperatura.
La pregunta que inteligentemente se hizo el profesor Unruh es:

  • ¿aparecerá también esa temperatura en toda condición de aceleración, aunque no estemos cerca de un agujero negro?


el profe hizo sus cálculos y... bingo!
Descubrió que todo cuerpo acelerado en el vacío "percibirá" una temperatura producto de la radiación del vacío cuántico.
Lo sorprendente es que esta misma temperatura no podrá ser percibida por un observador en reposo o en un sistema inercial... es necesario que el sistema esté acelerando para que la temperatura pueda ser medida.
Dicho de modo simple: si quieres medir la temperatura del vacío, deberás empezar a correr.


Este curioso fenómeno se conoce como Efecto Unruh, y es quizá una de las cosas más anti-intuitivas que ofrece la combinación de la relatividad y la física cuántica: Si te mueves aceleradamente en el vacío, estarás inmerso en una burbuja que empezará a calentarte.

¿Cuánto nos "calienta" la aceleración de la gravedad terrestre? bueno... unos 4x10^-20 K, algo así como la diez mil trillonésima parte de un grado... nada interesante.
Pero si tomamos un objeto y lo aceleramos a diez mil trillones de veces la aceleración de la gravedad terrestre, podríamos hacer que un poco de agua alcanzara una temperatura de 100 ºC, y eso es lo que necesitamos para hacernos un sabroso té.

Voy a citar aquí la receta para hacernos un buen té relativista:
Ingredientes: 250 ml de agua, té, azúcar. 
Introduzca el agua en una tetera, ate la tetera a un cordel, haga el vacío en la sala, haga girar la tetera como una honda hasta conseguir la aceleración mencionada arriba, añada el té y deje reposar la tetera durante unos minutos. Sírvase el té y añada azúcar a su gusto.   



Fuente de la receta: http://www.caosyciencia.com/ideas/articulo.php?id=101008


viernes, 13 de mayo de 2016

El síndrome de Kessler

No... no estamos hablando de una enfermedad rara, ni de una perturbación psíquica.
Estamos hablando de basura. Simple basura.

Bah... pensándolo bien, no es tan simple. Es un tipo de basura un tanto complicada, que tiene la capacidad de multiplicarse y generar más basura... y ésta nueva más aún, entrando en un peligroso círculo vicioso donde la basura comenzaría a aumentar exponencialmente!

Si no entienden de qué estoy hablando, una sola palabra aclarará todo: se trata de basura espacial.

Imaginen un astronauta en una actividad extra-vehicular (EVA) reparando algo en su nave, al que se le escapa un pequeño tornillo de su mano. Ese tornillo quedará flotando en el espacio en una órbita dada durante, digamos... 5, 10, tal vez 15 años.
Algún día, ese tornillo podría impactar contra el panel solar de un satélite, generando, por ejemplo, 15 fragmentos de pocos centímetros de tamaño. Esos fragmentos (ya son 16) también permanecerán en sus órbitas un largo tiempo, y pueden impactar contra otros objetos espaciales algún día, generando más fragmentos... y estos más, y los nuevos más aún, a medida que los impactos se multiplican. En algún momento, la cadena de impactos eventualmente podría dispararse de forma exponencial, destruyendo cualquier objeto que se encuentre en sus órbitas.
Un evento así inutilizaría durante miles de años una cierta zona orbital en nuestro planeta; típicamente, la llamada "órbita baja" donde se encuentra la mayoría de nuestros artilugios espaciales, incluida la Estación Espacial Internacional (ISS).

Eso es el "Síndrome de Kessler"

Si un micrometeorito impactase en un satélite de una manera tal que el combustible y el oxidante usados para maniobras pudieran entrar en contacto el uno con el otro, la explosión resultante crearía metralla metálica que podría a su vez impactar sobre otros cuerpos en una órbita similar. Esto podría dar lugar a una especie de reacción en cadena, haciendo estallar en una secuencia rápida tales cuerpos que terminaría solamente cuando todos los objetos orbitando hayan sido destruidos y hechos pedazos.
El campo de residuos de alta energía que resultase podría hacer el acceso al espacio imposible (síndrome de Kessler).


Bueno... hace muchos años que andamos visitando el espacio, no? ahora, miren esta imagen:

Representación de los objetos y fragmentos (basura) espaciales conocidos.

Así de compleja es la realidad actual en términos de basura espacial.
Cada nuevo satélite o nave que se envía a esa órbita debe conocer y evitar los riesgos de impacto con todos esos objetos, para asegurar su supervivencia.
Y resalto que esos son los objetos-basura conocidos. Existe miles o millones de fragmentos más pequeños (desde algunas micras hasta pocos milímetros) de los que se desconoce su órbita, velocidad y tamaño, dado que es imposible rastrearlos. 
Simplemente, hay que "blindarse" contra ellos. 
Y cuando digo blindarse, significa protegerse de una partícula indetectable que impacta contra nosotros a una velocidad relativa de varias decenas de kilómetros por segundo! (piensen que una bala de revolver viaja a unos 300 m/s... estamos hablando de velocidades entre diez a cien veces mayores a la de una bala)

Y ahora imaginen el riesgo que corre un astronauta cuando sale "de paseo":

Astronauta en actividad extra-vehicular

Para darse una idea de lo complejo que es el tema:
Hace pocos días el astronauta Tim Peake sacó esta foto de un impacto en la cúpula de observación de la ISS:

Marca de impacto en una ventana de la ISS. Crédito: ESA/NASA
La marca tiene 7 mm de diámetro, sobre un vidrio blindado de 4 capas que sirve de ventana a los astronautas. 

Cúpula de la ISS
Se estima que el objeto puede haber sido un minúsculo trozo de pintura o una partícula metálica menor a una centésima de milímetro.
  • Las partículas micrométricas como ésta dejan marcas más o menos profundas, pero no graves.
  • Una partícula de unos pocos milímetros puede dañar gravemente a una nave espacial o satélite.
  • Un objeto de más de 1 cm podría atravesar cualquier blindaje provocando daños severos.
  • Uno de 10 cm de diámetro podría destruir totalmente cualquier nave o satélite.
A veces, la estación espacial debe cambiar su órbita para escapar de la zona de riesgo ante una eventual aproximación de un objeto conocido, como lo hizo en Noviembre de 2014 para evitar los restos de un antiguo satélite ruso destruido.

Si pensabas en la tranquilidad y paz que debe disfrutarse en el espacio... piénsalo dos veces.



miércoles, 11 de mayo de 2016

El extraño caso de las naranjas mutantes

Uno de los sesgos (o falacias, si se quiere) más habituales cuando se habla de alimentos es el de prejuzgar a los llamados "transgénicos" o "híbridos", como perjudiciales a la salud en comparación con los "naturales" u "orgánicos".

  1. La realidad está muy lejos de ese prejuicio, pero aún así, encuentra terreno fértil en personas afines a los conceptos naturistas (a quienes de ningún modo voy a desmerecer aquí).
  2. Tampoco voy a discutir los posibles y muy probables riesgos a la salud y el medioambiente que trae el abuso indiscriminado de agroquímicos que acompañan a algunos cultivos híbridos. Eso es, simplemente, otra discusión.
  3. Tampoco voy a discutir la innegable diferencia de sabor que presentan algunos alimentos modificados genéticamente respecto de los supuestamente "naturales": hay ejemplos en ambos sentidos de diferencias organolépticas ("naturales" mas sabrosos que "trasngénicos" y viceversa) realmente notables.

Solo busco aclarar el tema para no caer en la habitual falacia de asignarle "per-se" mejor calidad o mayores virtudes nutricionales al producto "natural" que al "transgénico", y nada mejor que un ejemplo para ello:

Uno de los productos "trasngénicos", "hibridos", o "artificiales" con que nos alimentamos habitualmente son las naranjas.




Como tal, las naranjas no existen en la naturaleza. Son solo producto de una manipulación genética (mediante cuidadosa polinización cruzada) entre dos frutas que sí existían antiguamente: el Pomelo y la Mandarina.
La cruza se logró en las culturas asiáticas (indochina) hace algunos milenios, y su nombre deriva del sánscrito "narang" que a su vez tiene raíces del tamil y el persa.

De hecho, existen dos grandes familias de naranjas, las dulces y las amargas, como variedades híbridas entre pomelo y la mandarina o el sidro.

Las naranjas fueron apreciadas por todas las culturas tanto por su sabor y abundante zumo, como por las esencias aromáticas presentes en su corteza, y así llegan hasta nuestros días.

Pero en 1820, ocurrió algo inesperado:
En un huerto de un monasterio en Brasil, una extraña mutación genética se produjo en algunos naranjos, haciendo que los frutos presentaran una curiosa abertura en su corteza, de donde aparecía una pequeña e inmadura segunda naranja... como dos siameses donde uno hubiera quedado inmaduro parasitando a su hermano.

Era una naranja totalmente distinta, extraña y perturbadora a la vista... no obstante, algún valiente monje se atrevió a probarla.
Cuál habrá sido su sorpresa ante el excelso sabor y dulzura que de aquel fruto!
Muy pronto decidieron multiplicar esta impensada nueva variedad, la que se propagó por todo el mundo, conocida hoy como "Naranja de Ombligo".



Una de las frutas mas sabrosas y deseadas hoy en día, no es solo virtud de una manipulación genética, sino también de una mutación genética imprevista a partir de aquel antiguo híbrido "artificial".

Y si piensan que es el único caso, tengo malas noticias:

Los pueblos precolombinos lograron domesticar y cruzar variedades de maíz para lograr plantas mas resistentes y aptas para los distintos climas y suelos de sus territorios (nada muy distinto, conceptualmente, de lo que hacen hoy las semilleras internacionales) logrando más de 30 variedades distintas de maíz, tanto en tamaño. composición y color, variando desde el blanco hasta un morado intenso.
También en Europa, para rendirle homenaje a la dinastía Orange en la monarquía holandesa, se desarrollaron las zanahorias de color naranja, dado que las "naturales" son amarillas, rojas o violetas.


Ni qué hablar de las sandías sin semilla,  cuidadosamente manipuladas para conseguir tal delicia, o los pelones (duraznos sin pelusa), mutación descubierta en 1616.
Podría mencionar docenas de otros ejemplos, pero creo que es suficiente para comprender que:


  • La división entre "natural" y "artificial" no tiene sentido
  • La condición de transgénico o híbrido no implica una riesgo a la salud "per-se".
  • La condición de "orgánico" o "genéticamente modificado" no  implica pérdida de valor nutricional.
  • Si bien un buen producto de huerta es siempre preferible, las nuevas variedades manipuladas permiten lograr importantes volúmenes de alimentos en zonas donde serían imposibles tales cultivos.
  • La manipulación genética puede lograrse de modos diversos: desde una simple y ancestral polinización cruzada o injerto, hasta las actuales técnicas cromosómicas. Cambia el método y las herramientas, pero el concepto es el mismo.


Por lo tanto:

  • Disfrutemos los alimentos por su sabor, beneficios nutricionales, calidad y frescura, no por su origen.
  • Evaluemos los riesgos a la salud en los alimentos por sus verdaderas causas, no por juicios de valor sesgados.
  • Evitemos el riesgo de caer en falacias basadas en prejuicios o simple ignorancia.

La extrañas naranjas mutantes, estarán eternamente agradecidas.

sábado, 7 de mayo de 2016

50 minutos

Leyendo éste artículo del NY Times publicado hace un par de días, me enteré de que Facebook tiene 1.650.000.000 usuarios (más del 20% de la población mundial), y que sus suscriptores tienen en su mayoría un rango de edad de entre 18 y 34 años.

Eso no sería muy interesante si no agregaran otro dato: semejante cantidad de gente, mayormente en edad laboral activa, ocupa en promedio 50 minutos diarios en la red social.

David Ramos/Getty Images


Según el artículo, de las 24 horas diarias, una persona en promedio ocupa 8,8 horas en dormir, 1,07 horas en comer y beber,  2,8 horas mirando televisión, tan solo 17 minutos diarios (como promedio) haciendo ejercicios o deportes, y digamos unos 30 minutos  más, en promedio diario, para otras actividades recreativas o sociales.

Descontemos también el tiempo que se consume viajando hacia o desde los lugares de trabajo, estudio, compras, trámites, etc, que es extremadamente variable pero que no debo estar muy equivocado si considero en promedio una hora diaria.

Hagamos lo mismo con el tiempo que (en promedio) compartimos con nuestras familias de manera activa, conversando, compartiendo actividades, visitando o recibiendo amigos y parientes, etc) que también es muy variable, pero puede perfectamente sumar un par de horas diarias.

El resto del tiempo es generalmente llamado "tiempo productivo", sea para trabajar, crear, pensar, estudiar, o cualquier otra actividad económica o intelectual: Apenas algo más de 7 horas diarias.


  • Es decir, que para casi un cuarto de la población mundial, especialmente de aquella en edad económicamente activa, Facebook "se lleva" casi el 20% de su tiempo productivo.

No soy usuario de Facebook (mi familia sí lo es) pero si lo fuera, la pregunta que me surge como contrapartida es:

  • ¿qué dejamos de hacer en el tiempo que usamos Facebook?

Responder honestamente esa pregunta debe ser una de las cosas más difíciles en el mundo moderno, donde una empresa gana 500 millones de dólares por mes, simplemente "absorbiendo" el 20% del tiempo productivo de un cuarto de la población mundial.

Lo triste es que muy poca gente debe estar haciéndose esa pregunta.




miércoles, 4 de mayo de 2016

Sobre la electricidad y otras yerbas...

El sentido de este blog es explicar de forma sencilla y amena cosas de la ciencia o la tecnología que parecen complicadas... y a veces, otras personas ya han logrado hacerlo de manera magistral.
Por lo tanto, ¿porqué intentar hacer algo que ya hizo otro muy bien?



En "Cuaderno de cultura científica" se está publicando una excelente serie explicando con lujo de detalle (pero de una manera muy amena y entendible) qué es eso de "la electricidad".

Por lo tanto, no cabe más que enlazar las entradas y alentarlos a leerlas a medida que el tiempo se los permita... y como todo en ciencia tiene un principio, empecemos por el principio:

http://culturacientifica.com/2016/02/09/los-imanes-de-gilbert/

http://culturacientifica.com/2016/02/16/gilbert-el-campo-y-lo-electrico/

http://culturacientifica.com/2016/02/23/los-modelos-de-cargas-electricas/

http://culturacientifica.com/2016/03/01/la-ley-de-la-fuerza-electrica-1-la-distancia/

http://culturacientifica.com/2016/03/08/ley-de-la-fuerza-electrica-2-la-magnitud-de-carga/

http://culturacientifica.com/2016/03/15/la-unidad-de-carga-electrica/

Y luego de esta introducción, ir ya a lo que todos aprendimos en el secundario, pero ahora comprendido de manera más íntima:

http://culturacientifica.com/2016/04/05/cargas-en-movimiento/

http://culturacientifica.com/2016/04/26/la-ley-ohm/

http://culturacientifica.com/2016/05/03/potencia-electrica/

Una serie que seguramente continuará creciendo, así que manténganse en contacto con las actualizaciones de ésta entrada!

ACTUALIZACIONES:

http://culturacientifica.com/2016/05/10/las-corrientes-electricas-actuan-los-imanes/

http://culturacientifica.com/2016/05/17/el-genio-de-ampere

lunes, 2 de mayo de 2016

El teléfono descompuesto... en los titulares "científicos"

¿Qué tan rápido puede desvirtuarse (voluntaria o involuntariamente) una noticia científica, desde el momento que se divulga originalmente?

En los medios en general, y particularmente en las noticias de origen científico, la velocidad con que se desvirtúan (al menos, sus titulares) es cada vez más asombrosa.

Obviamente, el desconocimiento y falta de formación científica en los redactores de los medios -particularmente los digitales- es la causa principal de éste hecho, y obviamente puede interpretarse como "involuntario", aunque a veces no es claro que así sea.

Pero como "para botón basta una muestra" (como decía humorísticamente mi abuela), veamos ésta noticia que acaba de divulgarse en "Nature":

Temperate Earth-sized planets transiting a nearby ultracool dwarf star... Here we report observations of three short-period Earth-sized planets transiting an ultracool dwarf star only 12 parsecs away. The inner two planets receive four times and two times the irradiation of Earth, respectively, placing them close to the inner edge of the habitable zone of the star8. Our data suggest that 11 orbits remain possible for the third planet, the most likely resulting in irradiation significantly less than that received by Earth. The infrared brightness of the host star, combined with its Jupiter-like size, offers the possibility of thoroughly characterizing the components of this nearby planetary system ...



Básicamente, la noticia indica que se ha detectado la presencia de tres planetas "interiores" (por lo tanto, supuestamente rocosos) en la "zona habitable" (zona de temperaturas moderadas donde puede existir agua líquida) orbitando muy cerca de una "enana marrón" (una casi-estrella, del tamaño de Júpiter, que no alcanzó a encender su hidrógeno para convertirse en una estrella real), a unos 40 años-luz de la Tierra.
Algo muy interesante como descubrimiento, pero nada excepcional.

Sin embargo, la noticia rápidamente se convirtió en:

Astronomers discover three habitable planets just 40 light years away... Scientists from MIT, University of Liege, and elsewhere, have found not one, not two, but three planets orbiting a single star, all of which seem to be habitable by a variety of measures. The team is calling them the best candidates yet found for life outside our solar system, and since they’re only 40 light years from Earth, they ought to be perfectly positioned for detailed further investigation. If you’re betting on which system out there is most likely to produce evidence of alien life, this one might be a good one to remember: 2MASS J23062928-0502285, also known as TRAPPIST-1...
El titular ya sugiere que los planetas son "habitables" y no solamente que estan en la "zona habitable" de su estrella (una cosa es estar en zona habitable, y otra es realmente serlo), y más aún, los refiere como muy buenos candidatos para encontrar vida.

Hasta allí, es aventurado pero posible.
El problema es cuando, en menos de 24 horas, la noticia se transforma en:

Científicos descubren tres nuevos planetas que podrían ser habitables por el ser humano... Este planeta puede "potencialmente abrigar vida en toda su superficie", argumenta el astrofísico. Respecto a los otros dos, "son muy cálidos pero podrían tener sectores habitables con temperaturas más bajas, para permitir la existencia de agua líquida y quizás de vida"...
Si bien en cuerpo de la noticia no se refiere a "vida humana", el titular ya lo afirma rotundamente: Podrían ser habitables para el ser humano. Lo cual es obviamente muy lejano como posibilidad... pero como titular (son olvidar el modo condicional) vende de manera espectacular!

Recuerdo aquel viejo juego infantil del "telefono descompuesto", donde una frase cualquiera podría derivar en la estupidez mas supina despues de media docena de intermediarios...
Cualquier parecido con las noticias científicas en los medios digitales... no es coincidencia.

No quiero pensar lo que se puede llegar a decir de este tema en una semana! :-)