viernes, 30 de septiembre de 2016

Esta impresora se autodestruirá en 5... 4... 3...

Desde los sesenta (que viejo estoy!) recuerdo la famosa frase de "Misión Imposible":
"Esta grabación se autodestruirá en cinco segundos..."

Pero lo que parecía un recursos de espías de élite, está convirtiéndose en realidad, de la peor manera.

Me entero aquí que en algunas de las impresoras producidas por Hewlett-Packard (al menos en Europa, desconozco si también ocurre aquí en Latinoamérica) una actualización del firmware incorpora cierto tipo de DRM (gestión digital de derechos) de manera subrepticia, para que cuando la impresora detecte el uso de un cartucho alternativo, y no el original vendido por la misma empresa, genere un "error" en el funcionamiento de la máquina, dejándola inutilizable.

Dicho en cristiano básico: Si no usas la tinta que yo fabrico, te destruyo la impresora.

Aparentemente el efecto de dicho software se disparó el 13 de septiembre generando miles de reclamos de consumidor en los foros de HP

La respuesta oficial de HP está cargada con una honestidad brutal: En esencia, la compañía admitió haber instalado este mecanismo en su firmware para «proteger la innovación y la propiedad intelectual»


Señores de Hewlett-Packard, permítanme hacerles una pregunta:

  • ¿Comprarían un automóvil que solo arranca con el combustible que produce el fabricante?
  • ¿Comprarían una lavadora que solo funciona con la marca de jabón del fabricante?
  • ¿Comprarían un cepillo de dientes que solo limpia si usa la pasta dental del fabricante?


Bien, entonces... estimados señores de HP:

  • Ante vuestra aviesa actitud, denigrantemente extorsiva, pretendiendo tratar a sus clientes como meros objetos de su control, desconociendo nuestra libertad de decidir qué comprar, a quien comprar y qué precio estamos dispuestos a pagar por cualquier producto, servicio o prestación, apoyo taxativamente la solicitud de la Electronic Frontier Foundation, intimándolos a disculparse públicamente, restaurar las capacidades de todas las impresoras afectadas de forma inmediata, y comprometerse formalmente a no incurrir en actitudes semejantes en el futuro.
  • Adicionalmente, como usuario de impresoras HP me comprometo a:
    • No volver a adquirir ningún producto producido por su empresa en el futuro.
    • Divulgar la bajeza de sus actitudes por cada medio a mi alcance.
    • Aconsejar a mis conocidos y parientes a no adquirir productos de su empresa.
Espero comprendan mi actitud, y acepten mis mas cordiales saludos.

...

Lamentablemente vivimos en un mundo donde, en aras de "la tecnología" permitimos pasivamente que todos nuestros derechos individuales (como personas o clientes), sean sistemáticamente avasallados con el pueril argumento de "brindarnos una mejor experiencia", cediendo graciosamente (casi infantilmente) todos nuestros derechos y aceptando que nos impidan ejercerlos de cualquier modo, por el simple hecho de haber echo un "click" desprevenido.
Desde teléfonos que no permiten que le cambiemos una batería, pasando por televisores que transmiten disimuladamente nuestras preferencias a sus fabricantes, y ahora con impresoras que se autodestruyen.

Me resisto.
Me debo estar poniendo viejo.

Mas info: http://www.neoteo.com/eff-hewlett-packard-disculparse-drm-impresoras

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Los sonidos de ALMA

ALMA es fantástico... de hecho, es uno de los instrumentos más importantes en nuestra exploración del universo.
ALMA es el Atacama Large Millimetre/submillimetre Array: Un gigantesco radiotelescopio compuesto por  66 antenas de alta precisión ubicadas en el llano de Chajnantor, a 5000 metros de altitud en el norte de Chile.

Parte del conjunto de radiotelescopios de ALMA

las excepcionales características de la zona, y su aislada ubicación le permiten observar el universo como nadie, en la frecuencias de radio milimétricas y submilimétricas, ocupando un amplio rango del espectro electromagnético imposible de observar en el rango visible o ultravioleta, pudiendo así identificar las moléculas y elementos químicos de las regiones que observa.
 De hecho, combinando imágenes obtenidas por el Hubble y las obtenidas procesando visualmente los datos radioastronómicos obtenidos  por ALMA, se pueden visualizar las estructuras del universo con niveles de detalle imposibles antes de su construcción.

Imagen combinada de datos del Hubble y Alma de la galaxia Antena

Pero así como los datos de ALMA pueden resolverse transformándolos a un rango visible, las frecuencias de radio también pueden convertirse en sonidos, manteniendo la amplitud e intensidad de los mismos, y convirtiendo distintos rangos en timbres y notas al extrapolar sus frecuencias.

 En éste video se explica el proceso: https://vimeo.com/170847460


Así, durante el proceso de calibración de ALMA durante 2012, el megatelescopio apuntó sus antenas a la Nebulosa de Orión y captó una serie de emisiones en frecuencia de radio, producidas por los gases y partículas de polvo excitadas dentro de la nebulosa.

Esos registros fueron archivados, extrapolados a frecuencias sonoras y archivados, para ponerlos a disposición de quien quiera utilizarlos. De hechos varios compositores musicales han utilizado esos sonidos para sus composiciones (aquí algunos ejemplos).

Pueden descargar esos sonidos, registrándose en ésta página: http://www.sonidosdealma.org/
¡Esperamos que nos permitan disfrutar de sus composiciones!

Cucaracha... estás en problemas!

Imagínate que eres una cucaracha... sí, "eso" tan repugnante que habita en cuanto agujero húmedo y oscuro puedas encontrar.
Solo imagínate por un momento que eres uno de esos seres... no los desprecies tan fácilmente, ya que han sobrevivido centenares de millones de años... mucho más de lo que como humano puedes aspirar.

Bien, ahora... ya eres cucaracha.
Caminas como cucaracha, te mueves a la velocidad de cucaracha... y sientes como cucaracha.





¿Lo sientes? ¿sientes esa imperiosa necesidad de encontrar un lugar oscuro y húmedo? ¿esa compulsión por que tus antenas (fantásticos receptores olfativos) y tus patas (extraordinarios sensores táctiles) estén en contacto con otras cucarachas?
No te asustes... está en tus genes.
Centenares de millones de años de evolución han logrado impregnarte esa imperiosa necesidad de oscuridad en lo mas profundo de ti. ¡No te tranquilizarás hasta que tu cuerpo esté lo más lejos posible de la luz!
Por otro lado, has aprendido que si estás entre muchas cucarachas (cuantas más sean mejor), es posible que sobrevivas... mientras que si estás sola, tienes pocas esperanzas... así que, ¡quieres estar junto a tus congéneres lo más apretujada posible!

El mandato imperativo de tus instintos es irrefrenable:
- ¡Busca un lugar oscuro!
- ¡Quédate donde haya muchas cucarachas!
Si lo logras, tendrás oportunidades de sobrevivir.
No será fácil engañar a millones de años de evolución y hacerte creer que la seguridad está en otro lado...
¿o sí?

Investigadores europeos proyectaron un experimento en 2007 donde se intentaría torcer ese mandato instintivo, tratando de persuadir a las cucarachas a comportarse de una manera diferente.

Para ello utilizaron pequeñas "cucarachas-robot" (minúsculas cajitas electrónicas impregnadas en hormonas de cucaracha) que, si eran aceptadas por las reales, intentarían mostrar comportamientos diferentes dentro del nido, para observar qué hacían las cucarachas biológicas.
Los pequeños robots eran programables, autónomos y autopropulsados, y sus baterías podían durar hasta cuatro horas, suficiente para intentar engañar y persuadir a otras cucarachas de seguirlos.

Cucaracha real y su compañera robótica


Una vez aceptados por la comunidad, los robots se movieron hasta una zona más iluminada del refugio de control, cosa que ninguna cucaracha biológica haría por su propia decisión. Sin embargo, sorprendentemente más de la mitad de las cucarachas siguieron a los robots, y se quedaron junto a ellos en una zona de relativa penumbra, aunque antes habían elegido estar en la absoluta oscuridad.

Cabe destacar que las cucarachas poseen un agudo sistema de visión (complementando ojos compuestos y ojos simples) que les permiten visualizar todo su entorno sin problemas. Sin embargo, la mitad de las cucarachas del experimento contradijeron su comportamiento ancestral e imitaron a las recién llegadas.

Después de todo, parece que los instintos de las cucarachas no son tan sólidos como se creía.

Fuente:
http://www.scientificamerican.com/article/robot-cockroach-animal-collective/


martes, 27 de septiembre de 2016

Soy un cereal

Una nueva colaboración con la red Naukas, quienes han tenido la amabilidad de publicarnos.

Soy un Cereal



Tal vez te sorprendas, pero todo lo que eres, me lo debes.

Si… no me mires con ese rostro perplejo. Me debes mucho más de lo que puedes imaginarte. Así que, mejor siéntate y escucha esta historia:

Imagínate que eres un humano prehistórico y que transcurres tu vida en alguna remota región, hace unos 8.000 o 9.000 años atrás. Tu vida seguramente era bastante más difícil de lo que sospechas. Vives en pleno neolítico, donde tu alimentación depende de la caza y la pesca con algunas primitivas armas de piedra, o si tienes suerte, de la recolección de frutos y semillas en las épocas estivales.

A decir verdad, tu día es bastante complicado: desde que de despiertas al alba hasta que buscas refugio al anochecer, has pasado la gran mayoría del tiempo tratando de conseguir algo de alimento… lo que no es fácil cuando otras tribus están compitiendo con la tuya por alguna pieza de caza o los frutos de algún árbol. De hecho es altamente probable que pasen algunos días antes de que puedas conseguir suficiente sustento para ti y los tuyos.

Tu grupo no puede quedarse quieto, y siempre debe estar trasladándose de un lado a otro para conseguir agua, o seguir alguna manada. Obviamente movilizarse rápido implica ser un grupo reducido de individuos, así que solo estás tú, tu familia y algunos allegados para ayudarte en el complicado trabajo de conseguir alimento.

Ya anocheció… y hay que cuidarse de los predadores (ya sean animales u otros grupos humanos) que pueden estar interesados en esa pieza de caza que conseguiste con tanto esfuerzo.  Tal vez aquella cueva sea un buen refugio por ésta noche… siempre que no esté ya ocupada.

La comida que conseguiste solo alcanzará para uno o dos días, así que mejor descansa todo lo que puedas, antes de volver a la búsqueda de más alimento… el clima no ayuda y deberás esperar a que pase esa tormenta que viene por el horizonte. Mientras tanto, deberás procurar defender tu cueva de otros intrusos, aprovechar para acondicionar tus herramientas y armas de piedra, y sobre todo mantener vivo el fuego hasta que debas moverte nuevamente.

No hay muchos niños en tu grupo… la mayoría de ellos murió al nacer, o no sobrevivió los primeros días… eso de estar moviéndose permanentemente no ayuda a que los pequeños puedan sobrevivir los primeros meses, y solo unos pocos lo logran.

Por otro lado, el anciano de tu grupo ya superó los treinta años… le es difícil comer porque ha perdido varios dientes, su piel muestra las cicatrices de los combates pasados y sufre los dolores de viejas fracturas. ¡Es muy raro que alguien sobreviva tanto! sin duda es un hombre de suerte, y debes aprovechar su experiencia… seguramente no pasará el próximo invierno; posiblemente tú no logres vivir tanto como él, así que aprende de sus saberes mientras puedas.

Como ves, no es una vida fácil la que tienes por delante.
Pero en un momento de tu vida algo cambió.
Algo simple, casi intrascendente… te abrió un camino totalmente nuevo.

Continuar leyendo en Naukashttp://naukas.com/2016/09/27/soy-un-cereal/

lunes, 26 de septiembre de 2016

Hace apenas 100 años...

Hay muchas cosas que hace alrededor de 100 años no sabíamos, muchas de ellas que ni siquiera sospechábamos y que si nos las hubieran dicho antes de que se descubrieran, hubiéramos dudado de la salud mental de quien lo propusiera.

¿ejemplos? desde la teoría de la relatividad, hasta el viaje espacial...pasando por las comunicaciones o la inteligencia artificial. En todos los rubros de la ciencia o la tecnología, éstos últimos cien años han sido fantásticos desde todo punto de vista.

pero hay un conocimiento que en general no valoramos cotidianamente, pero cuya importancia fue tal que cambió profundamente la forma en que miramos nuestro planeta, y que dio explicación lógica a decenas de preguntas hasta entonces sin respuesta.

Hoy vamos a recordar a un hombre que se atrevió a probar sus ideas:  Alfred Weneger.

Alfred Weneger en uno de sus viajes a Groenlandia
Meteorólogo, geofísico y doctorado en astronomía, Weneger logró probar de manera indudable algo que hasta entonces nadie se había atrevido a afirmar, aunque algunos sospechaban: La deriva continental.
Obviamente, el primer indicio está a la vista de cualquiera que vea un mapamundi: los perfiles de las costas de Sudamérica y África, sobre el atlántico, parecen coincidir. Esto ya había sido observado varios siglos antes por numerosos geógrafos y estudiosos, pero aunque podían sospechar que ambos continentes habían estado unidos en el pasado, no podían explicar la causa, ni mucho menos probar que así fuera, mas allá de la coincidencia visual.
Por otro lado, la ciencia de principios del siglo XX daba por sentado que la tierra estaba formada por bloques inmóviles y que no era factible que esos bloques se desplazaran, salvo por gigantescos cataclismos.
El mérito de Wegner fue investigar profusamente y buscar pruebas que confirmaran o descartaran ese movimiento sin basarse en preconceptos, cualquiera fuera el resultado de esas investigaciones.

Weneger encaró sus investigaciones desde varios enfoques, usando tanto sus conocimientos geofísicos como metereológicos:

Pruebas geográficas

  • Wegener encontró que la coincidencia entre Africa y América es aún mayor si se tienen en cuenta no las costas actuales, sino los límites de las plataformas continentales.


Pruebas geológicas

  • Cuando Wegener modeló todos los continentes en uno solo denominado "Pangea", descubrió que existían cordilleras con la misma edad y misma clase de rocas en distintos continentes lo que reforzaba la idea de que habían estado unidos.


Pruebas paleoclimáticas

  • Utilizando ciertas rocas sedimentarias como indicadores de los climas en los que se originan, dibujó un mapa de estos climas antiguos y concluyó que su distribución resultaría inexplicable si los continentes hubieran permanecido en sus posiciones actuales.


Pruebas paleontológicas

  • Wegener también descubrió que en distintos continentes separados por océanos, había fósiles de las mismas especies, incluso organismos terrestres, como reptiles o plantas, incapaces de haber atravesado océanos, por lo que dedujo que durante el periodo de vida de estas especies Pangea había existido.

Evidencias fósiles

Las pruebas eran irrefutables... era obvio que todos los continentes (no solo África y América) habían estado unidos en algún momento de la historia remota de nuestro planeta.
Sin embargo, no le fue fácil imponer sus ideas:
Aunque la deriva continental suscitó en 1915 algunos apoyos, como el de los geólogos Émile Argand y Alexander du Toit, fueron muchos más los científicos que optaron por quemar al hereje. “La hipótesis de la deriva -escriben Romano y Cifelli- era tan iconoclasta que se ganó el vitriolo, el ridículo y el desprecio de los especialistas, cuyos propios trabajos publicados partían de la premisa de una corteza terrestre horizontalmente inmóvil”.

Por supuesto, las ideas de Weneger no ofrecían un mecanismo que justificaran la razón por la que los continentes tuvieran ese "movimiento horizontal" a todas luces imposible, según el conocimiento de la época.
Debieron pasar 30 años para sacar los escritos de Weneger del cajón de los escarnios, cuando ya a mediados del siglo XX se descubrieron los fundamentos de lo que actualmente se conoce como "tectónica de placas":

Deriva continental


  • Los continentes no estan "fijos" en el planeta, sino que "flotan" en un manto fluido de magma que los soporta y permite su movimiento relativo.


Los nuevos descubrimientos robustecían cada vez más las ideas de Weneger, hasta el punto en que hoy es uno de los conceptos más sólidos sobre la geología terrestre.


Lamentablemente, Weneger murió sin saber que al fin, el mundo le había dado la razón.


mas info:
http://elpais.com/elpais/2015/11/23/ciencia/1448304531_616520.html?rel=mas
https://en.wikipedia.org/wiki/Continental_drift
http://historiaybiografias.com/deriva/

sábado, 24 de septiembre de 2016

¿te gustaría viajar a "Próxima b"?... piénsalo dos veces.

Desde que se descubrió que Próxima Centauri podría tener un planeta de tipo terrestre llamado "Proxima b" orbitando en su zona habitable, nadie ha parado de hablar de él y de lo extraordinario que es la posibilidad de que, justamente en la estrella más cercana al Sol, exista un planeta de ese tipo.

Obviamente, sería grandioso que justo aquí, "a la vuelta de la esquina", a apenas unos 4,22 años luz de nosotros hubiera un planeta habitable, y más aún que tuviera agua... atmósfera... y porqué no, vida!

¿Te gustaría poder viajar a él? Seguro que sí, ¿verdad?... pero espera. No te entusiasmes tanto.




Leyendo esta magnífica entrada (que te recomiendo visites después de leer este hilo), verás que el problema no es solamente el tiempo que necesitamos para llegar allí, sino otro un poquitín mas complicado de resolver:

Para hacerlo más fácil y con números redondos, el autor de la nota supone que nos resignamos a no poder viajar en persona, y nos contentamos con apenas poder mandar una sonda de 1 Kg de peso.
Por otro lado, dado que viajar a velocidades lumínicas nos está vedado, vamos a suponer que dispondremos de 1.000 años para hacer el viaje.
Pero por las dudas para hacer más fácil aún el cálculo, el autor hace dos suposiciones mas:
- Ya tenemos todo listo en el espacio y no debemos gastar combustible para "sacar" la sonda de la tierra y ponerla en órbita.
- No nos preocuparemos de frenar la sonda cuando llegue a Próxima b. Simplemente pasará volando por allí y se perderá luego en el espacio.

Bueno, con todas estas facilidades, ya parece bastante sencillo, así que el autor se dedica a calcular cuánto combustible se requeriría para mandar la imaginaria sonda con nuestro mensaje de paz a los posibles "proximaberianos".


Veamos algunos resultados de éstos cálculos:

Para tardar 1.000 años en llegar, la sonda debe viajar a 1.270 Km/s (75 veces más rápido que la nave humana actualmente más veloz que se haya lanzado jamás: Voyager 1)

Si optamos por un propulsor químico (comburente y combustible), capaz de alcanzar esa velocidad, la masa de propelente sería realmente muy grande: No pienses toneladas, ni miles de toneladas, ni millones de toneladas... ni siquiera en billones o trillones de toneladas... siempre te quedarás corto.
En realidad, no te alcanzaría la masa de toda la materia del universo observable... necesitarías varios "universos de combustible" para poder mandar el cacharrito a la estrellita mas cercana.
Así de ineficiente es "sentarse arriba de un barril de combustible" para viajar por el universo.

Bueno, pero existen formas de propulsión más eficientes, como la propulsión iónica... aceleran menos, pero durante muchísimo mas tiempo, así que... ¿qué tal con esa tecnología?
Bueno, necesitarías unos 5,5 trillones de kilos (un 55 seguido de 17 ceros) algo así como la masa equivalente a la de dos billones de cohetes Saturno V (como los que llevaron humanos a la Luna).

Como ves, nuestra actual tecnología está tan pero tan lejos de permitirnos el viaje interestelar más modesto que puedas imaginar, que por ahora, debemos contentarnos con imaginarnos poder visitar apenas nuestro pequeñito e insignificante sistema solar.

Mas info detallada en el artículo original.

viernes, 23 de septiembre de 2016

Aquí están...estos son!

¡Si señores! ¡Ya tenemos los Premios Ig Nobel de 2016!
Los afamados premios a "las investigaciones que primero te hacen reír... y luego pensar".



  • Si no sabes lo que son los Ig Nobel, eres un extraño espécimen humano que se ha perdido durante toda su vida las investigaciones más curiosas del mundo, que a primera vista parecen pavadas, pero que tras de ellas hay excelentes logros y descubrimientos de quienes saben tomar la ciencia para divertirse. Por lo tanto, te recomiendo enfáticamente que entres a la web de Improbable Research y te diviertas con las investigaciones premiadas en los años anteriores.

Y si eres de los afortunados que ya los conocen... éstos son los premios 2016:

Premio de Reproducción [Egipto]: 
Ahmed Shafik (a título póstumo)
  • por estudiar los efectos del poliéster en el rendimiento sexual, tanto de ratas como de humanos.

Premio de Economía [Nueva Zelanda y Reino Unido]: 
Mark Avis, Sarah Forbes y Shelagh Ferguson 
  • por estudiar cómo se percibe la personalidad de piedras desde la perspectiva de la mercadotecnia.

Premio de Física [Hungría, España, Suecia y Suiza]:
Gábor Horváth, Miklós Blahó, György Kriska, Ramón Hegedüs, Balázs Gerics, Róbert Farkas, Susanne Åkesson, Péter Malik y Hansruedi Wildermuth
  • por descubrir por qué los caballos de pelaje blanco son menos atacados por los tábanos y por qué las libélulas se sienten atraídas por las lápidas negras.

Premio de Medicina [Alemania]:
Christoph Helmchen, Carina Palzer, Thomas Münte, Silke Anders y Andreas Sprenger
  • por descubrir un método para aliviarte la picazón en un brazo si no te lo puedes rascar.
    (no te voy a decir cuál es, tendrás que ir a leerlo al sitio ;-)

Premio de Psicología [Bélgica, Holanda, Alemania, Canadá y EE.UU.]: 
Evelyne Debey, Maarten de Schryver, Gordon Logan, Kristina Suchotzki y Bruno Verschuere 
  • por preguntar a 1.005 mentirosos la frecuencia con la que mienten y determinar si se creen o no sus respuestas.

Premio de la Paz [Canadá y EE.UU.]:
Gordon Pennycook, James Allan Cheyne, Nathaniel Barr, Derek Koehler y Jonathan Fugelsang 
  • por su estudio desde el escepticismo de la recepción y la detección de la “basura pseudoprofunda” (pseudo-profound bullshit). Los autores se refieren a las afirmaciones en apariencia impresionantes, que ciertos gurús presentan como verdaderas y relevantes, pero que en realidad están vacías de todo contenido. 

Premio de Biología [Reino Unido]: 
Charles Foster y a Thomas Thwaites, 
  • Al primero por convivir en la naturaleza salvaje como diferentes animales (tejones, nutrias, zorros, ciervos y pájaros), 
  • y al segundo, por fabricar unas prótesis que extienden sus extremidades y le permiten moverse como una cabra, con objeto de convivir con ellas. 

Premio de Literatura [Suecia]:
Fredrik Sjöberg 
  • por su trilogía autobiográfica sobre el placer de coleccionar moscas que están muertas y moscas que aún no están muertas.

Premio de Percepción [Japón]: 
Atsuki Higashiyama y Kohei Adachi 
  • por investigar cómo cambia nuestra visión del mundo cuando miramos entre nuestras piernas

y, para mí, el mejor de todos:
Premio de Química [Alemania]: 
A la empresa Volkswagen
  • por "resolver" el problema de las excesivas emisiones de gases contaminantes en sus vehículos con un software que detecta cuándo se analizan sus emisiones y las reduce solo en ese momento, mientras continúa emitiendo sin control durante el uso normal del vehículo.
Sin dudas, éste último quedará en la historia como uno de los "logros" tecnológicos más famosos para burlar la confianza de la gente. ¡Bien por Volkswagen! 



Bueno, si hasta ahora has esbozado una sonrisa, ahora te invito a pensar:
Para ello, nada mejor que visitar éste post en Naukas para comprender la ciencia detrás de éstas investigaciones y su importancia.


martes, 20 de septiembre de 2016

¿qué calor?

El calor es uno de esos conceptos que suele confundirnos bastante... el muy ladino sabe cómo cambiar de forma y mostrarse de distintas maneras... así que cuando te hablen de "calor" deberías preguntar ¿qué calor?"

Vamos a tratar de aclarar esto de manera conceptual, sin necesidad de recurrir a fórmulas ni expresiones físicas... solo ideas y ejemplos.

Lo primero que debemos recordar es que calor no es lo mismo que temperatura... aunque suelen confundirse a menudo: El calor es una "cantidad" (en este caso, una cantidad de energía), mientras que la temperatura es un "nivel" (digamos, como una regla que te permite saber a qué altura está algo).
Por lo tanto, cuando en veranos dices "¡hace mucho calor!", en realidad deberías decír "¡qué alta está la temperatura!"

Ejemplo sencillo que ya hemos usado aquí alguna vez:

  • la llama de un fósforo y la de una fogata pueden estar a la misma temperatura, pero no liberan la misma cantidad de calor...
El calor siempre depende de la cantidad de masa involucrada en un proceso, pero la temperatura, solo indica el "nivel" a que ese proceso se está desarrollando. De hecho, la manera más simple de entender la temperatura es imaginarla como la velocidad promedio a la que se están moviendo las moléculas del objeto considerado... cuanto más rápido se mueven, más alta es la temperatura, y por supuesto, eso no depende de la cantidad de materia considerada.

Ahora que conocemos la diferencia entre calor y temperatura, vamos al tema que nos ocupa: ¿cuántos "tipos" de calor podemos percibir?

Respuesta corta: Dos.

Respuesta larga: Cuando entregamos energía a un sistema en forma de calor (con una llama, una resistencia, o cualquier forma de trabajo) éste puede manifestarse (percibirse) de dos maneras diferentes.
Para entenderlo usaremos otro ejemplo:

Considera una olla con agua fría que acabas de colocar sobre el fuego: Si no pudieras ver la llama, ¿cómo sabrías que el fuego está encendido?, la respuesta obvia es: por que el agua aumenta su temperatura. Con un simple termómetro, o más sencillamente aún, con tu propio dedo podrías saber que el fuego está encendido, si el agua se calienta con el tiempo.

Pero una vez que el agua alcanzó el punto de ebullición, por extraño que parezca (como también ya hemos comentado por aquí) el agua hervirá siempre a la misma temperatura... es decir que, una vez alcanzado el punto de ebullición del líquido (agua o cualquier otro) la temperatura no varía, sino que quedará constantemente en dicho valor. Entonces... ¿cómo sabrías si la llama continúa encendida? el termómetro no te serviría en éste caso (y no te recomiendo usar el dedo)...
En este caso, lo percibiríamos por otro fenómeno físico: la evaporación del agua.  De hecho, el agua en ebullición estará continuamente evaporándose, es decir, cambiando su fase o su estado, de líquido a vapor... aún sin cambiar su temperatura.

Como ves, hay dos maneras de percibir el calor:
  • Cuando observamos un aumento de temperatura lo llamamos Calor Sensible.
  • Cuando observamos un cambio de fase, lo llamamos Calor Latente.
Ahora, ya lo sabes... cuando te hablen de calor, podrás preguntar: ¿qué calor?



miércoles, 14 de septiembre de 2016

Nada se pierde...

Uno de los principios fundamentales de la física es aquella frase que aprendimos en la adolescencia: 
"nada se crea, nada se pierde... ¡todo se transforma!"

Eso que aprendimos a recitar casi como un verso, pero que no siempre ponderamos en su real magnitud, causó más de un quebradero de cabezas en la gente de ciencia, llevando al descubrimiento de cosas inesperadas.

Uno de los casos más famosos es el del descubrimiento de los rayos cósmicos.

Representación de los rayos cósmicos
Todo comenzó en los inicios del descubrimiento de la carga eléctrica allá por 1785, cuando Coulomb quedó asombrado ante un efecto inesperado:
Ya se sabía que dos cargas eléctricas iguales se repelían y cargas opuestas se atraían, y para ello Coulomb había fabricado un ingenioso aparato: el electroscopio.



Su funcionamiento es simple: si se acerca a la bola metálica superior un cuerpo cargado electrostáticamente (puede ser algo tan simple como un trozo de plástico frotado contra un tejido de lana), la carga eléctrica se distribuye llegando hasta las láminas metálicas. Como ambas láminas comparten la misma carga, éstas se repelen entre sí, alejándose una de otra.
Si quieres repetir el experimento no necesitas mucho... un simple frasco de mermelada, un corcho, unos alambres y un poco de papel de aluminio alcanzan para hacer uno en tu casa.

Volviendo a la historia, decíamos que Coulomb ser sorprendió... no por el efecto repulsivo causado en el aparato, cosa que conocía perfectamente, sino por el hecho de que con el tiempo las láminas separadas por la carga eléctrica volvían lentamente a su posición original.

Eso, que a cualquier mortal le hubiera pasado desapercibido, llamó mucho la atención de Coulomb dado que él tenía claro que la carga eléctrica, como cualquier otra energía, debía conservarse mientras el sistema no interactuara con otra cosa (por aquello de que "...nada se pierde..."). Por lo tanto, si la carga se perdía con el tiempo, significaba que "algo" estaba neutralizando esa carga.
El problema es que el sistema estaba aislado completamente de la atmósfera y de cualquier partícula del exterior por el vidrio del frasco. No había nada que pudiera justificar esa descarga.

Esta "descarga espontánea" de los electroscopios (no le creyeron tan fácil a Coulomb y muchos hicieron sus experimentos para confirmar la afirmación) tenía intrigados a los hombres de ciencia de la época: Si el electroscopio se descargaba, era por que la carga se iba a algún otro lado... había que encontrar adonde.

Medio siglo después, la incógnita perduraba... nadie lograba encontrar la causa de la descarga espontánea de los electroscopios. Fue entonces que otro grande, Faraday, imaginó algo difícil de aceptar: Debía existir algún flujo invisible de partículas cargadas en la atmósfera, que penetraran el aparato y descargaran progresivamente el sistema.
Queda claro que afirmar algo así en 1835, sin aportar evidencias de "qué son" ni "de donde vienen" tales hipotéticas partículas, era un tanto arriesgado... por no decir suicida. Pero Faraday lo hizo.

Como por esos años se había descubierto la radioactividad, la primera presunción fue que tales "partículas" provenían del suelo, y por lo tanto llevaron electroscopios a lo profundo de las minas, para ver si bajo tierra la descarga se modificaba. Y lo hizo! pero no en el sentido esperado:
Lo lógico era que se descargaran más rápido (al suponer que habría más partículas) pero de hecho, los electroscopios seguían descargándose pero más lentamente.
Entonces propusieron el ensayo opuesto: Mas lejos de la tierra la descarga debía variar. Primero subieron a la Torre Eiffel, pero los ensayos no fueron concluyentes. Luego intentaron hacerlo en globos aerostáticos, pero solo encontraron que la descarga parecía ser la misma. También lo intentaron en un barco flotando sobre un profundo lago (el suelo estaba más lejos que en la costa) y tampoco encontraron variación alguna.

Ante esto, solo quedaba una respuesta posible: las partículas cargadas no provenían del suelo, sino del cielo. Ya en 1935 (un siglo y medio después del primer descubrimiento) un arriesgado científico llamado Victor Hess haría lo que nadie: A bordo de un gigantesco globo ascendería hasta más de 5.000 metros de altura y mediría con la máxima precisión posible el tiempo de descarga de numerosos electroscopios durante todo el trayecto.

Victor Hess en uno de sus vuelos

Hess, con infinito detalle y esmero en sus mediciones, logró demostrar que la descarga era más rápida cuanto más alto estaba el globo... por lo tanto, la fuente de dichas partículas estaba en el espacio.
Otros experimentos posteriores, que alcanzaron los 9.000 metros, confirmaron los hallazgos de Hess.

Pero claro, una cosa es saber de donde vienen, y otra es saber qué son, de qué están hechas y qué las produce.
Si quieren conocer con detalle pero en una lectura amena todo lo que sabemos (y lo que todavía no sabemos) de los rayos cósmicos, les recomiendo ésta entrada del excelente blog "Conexión Causal".

Por mi parte, solo deseo destacar dos cosas:

  • Años, décadas o siglos son pocos cuando de descubrimientos físicos se trata. Lo importante es persistir y continuar investigando cada resquicio de conocimiento que nos quede por descubrir. Pero más importante aún es tener la certeza de que los principios fundamentales que rigen el universo son inmutables (como el principio de conservación) y cualquier cosa que parezca contradecirlo deberá ser investigado a conciencia.
    Con los rayos cósmicos, como en infinidad de otros temas donde todavía hay un universo por conocer, fue importante basarse sólidamente en aquellos principios, como lo hicieron Coulomb, Faraday o Hess, para descubrir sus misterios.
  • Varios países continúan investigando éstas partículas en una gran colaboración internacional, entre ellos la República Argentina, mediante el Observatorio Pierre Auger, en Malargüe (provincia de Mendoza) localizado allí por su límpido cielo y su elevado nivel sobre el mar.  Este gigantesco observatorio es desde hace 15 años uno de los mas importantes del mundo en el estudio de partículas cósmicas de ultra-alta energía. En él se obtuvieron las detecciones de radiación cósmica más energéticas conocidas (de hasta 10 ^18 electronVoltios),  unos 300 millones de veces más energéticos que la que podría lograrse en los mas poderosos aceleradores de partículas construidos por el hombre.
    Aún persisten algunos misterios sobre su origen que quedan por resolver.

lunes, 12 de septiembre de 2016

Gancedo

Éste pasado sábado, fue desenterrado en la provincia argentina de Chaco, un meteorito de más de 30 toneladas de peso.
Su excepcional masa hace de este hallazgo uno de los más grandes del mundo.
El meteorito fue descubierto en la zona denominada "Campo del cielo", cerca de la localidad de Gancedo, de la cual recibió su nombre.

El meteorito denominado "Gancedo" durante su extracción.
De hecho, de confirmarse su peso sería el segundo mas pesado descubierto en todo el mundo, despúés de el Hoba, encontrado en Namibia, y superaría al que hasta ahora se consideraba el segundo, llamado "El Chaco", hallado precisamente en la misma región de Campo del Cielo.


Región de "Campo del Cielo" entre Santiago del Estero y Chaco.
Localización geográfica del Chaco


La zona denominada "Campo del cielo" es abundante en fragmentos meteóricos, dado el impacto que se produjo en ése lugar hace unos 4.000 años de una gran cantidad de restos metálicos resultantes de la destrucción en la atmósfera de un asteroide que se estima en una masa de 840 toneladas.

Una de las curiosidades de éste asteroide y su posterior impacto fragmentario en Campo del Cielo, es la forma en que dicho evento quedó plasmado en las etnias originarias que habitaban antiguamente la región.

Tanto las culturas Qom como las Wichi refieren mitos donde, por ejemplo, la lluvia meteórica era considerada como "el sudor del sol", o trozos arrancados a la luna.
Incluso los conquistadores españoles al llegar a la zona se sorprendieron de la posesión de puntas de flecha y boleadoras confeccionadas en hierro por parte de los pobladores originarios, lo que motivó la búsqueda de una supuesta "mina de hierro" en la región. Producto de la búsqueda a fines del siglo XVIII y comienzos del XIX, se descubrieron varios fragmentos meteóricos de gran tamaño, entre ellos el llamado "Runa Pocito", que actualmente se encuentra en Inglaterra.

Noticia original en un periódico local de la provincia del Chaco:
http://www.diarionorte.com/article/142356/un-nuevo-meteorito-hallado-en-campo-del-cielo-se-convierte-en-el-segundo-mas-grande-del-mundo

Si no puedes repararlo, no es tuyo.

Así de simple.
Aunque parezca una obviedad, parece que lo hemos olvidado: Cada vez que compramos algo, tenemos el derecho de poder repararlo. Una heladera, un auto, un reloj despertador o una computadora.

Sin embargo, las empresas tecnológicas se empeñan en convencernos de que ya no tenemos ese derecho... tratan de hacernos creer que solo podemos "usar" sus productos, pero no podemos meter mano en ellos.
Lo más sorprendente de todo, es que, por alguna razón estamos aceptándolo!

El sitio iFixit, especializado en detallar los pasos para reparar objetos tecnológicos de todo tipo (desde una cámara de fotos hasta un auto) ha decidido iniciar una revolución... y para ello, ha publicado un manifiesto revolucionario!


SI NO PUEDES REPARARLO, NO ES TUYO.
  • Reparar es mejor que reciclar
  • Reparar te ahorra dinero
  • Reparar enseña ingeniería
  • Reparar salva al planeta
  • Reparar conecta a la gente con las cosas
  • Reparar es hacerle la guerra a la entropía
  • Reparar es sustentable
Tenemos el derecho a:
  • Dispositivos que se puedan abrir
  • Documentación de reparación para todo
  • Reparar las cosas en la privacidad de nuestro hogar
  • Conocer los códigos de error y los diagramas de cableado
  • Elegir nuestro propio técnico reparador
  • Tornillos no propietarios
  • Remover etiquetas de "No remover".
  • Reemplazar nosotros mismos nuestros consumibles
  • Diagramas de flujos e instrucciones para solucionar problemas
  • Partes de repuesto disponibles a precios razonables
Porque reparar:
  • Es independencia
  • Ahorra dinero y recursos
  • Requiere creatividad
  • Transforma consumidores en contribuidores
  • Inspira orgullo en la propiedad

Por mi parte, me uno a la revolución!

viernes, 9 de septiembre de 2016

Estupidez artificial

Muchas veces hemos (me incluyo) admirado y hasta nos hemos enorgullecidos de las capacidades con las que las llamadas "inteligencias artificiales" nos sorprenden día a día.
Desde vencer a los campeones mundiales de tal o cual disciplina, hasta permitir la conducción exitosa de vehículos autónomos.
Sin embargo, estas maravillas tecnológicas son también proclives a cometer grandes fallos, donde cuestiones tan sencillas que podrían ser resueltas por el menos avispado de los humanos, llevan a confusiones monumentales de criterio de los tan afamados "algoritmos".

Desde aquella famosa imagen en los inicios de "Street View" donde en la inocente imagen de un carruaje, el algoritmo difuminaba la cara del caballo en lugar del rostro del conductor, o de la aplicación "fotos" que etiquetaba los rostro de personas de piel negra como "gorilas", se pueden encontrar centenares de "errores de criterio" que los algoritmos cometen, donde ningún humano se equivocaría.
En otros recordados casos, Flickr identificaba el rostro de una joven con la cara pintada como "animal", o la entrada a un campo de exterminio nazi como "juegos infantiles"... y así en docenas de casos más.

Ahora, en el mas reciente de los bochornos, la imagen más famosa de la guerra de Vietnam, donde tras un bombardeo con napalm, una niña desesperada corre desnuda con la piel quemada, fue considerada por los algoritmos de Facebook como "pornografía".

Pocas imágenes cambiaron la percepción de la guerra en la humanidad como lo hizo la publicación de esta foto.


Obviamente las redes reaccionaron inmediatamente ante tal despropósito, y Facebook debió ceder no sin antes intentar justificar su "criterio".

Pero lo que más me sorprende es que, aunque es evidente que (en éste o en cualquier otro caso) el error existe, las empresas (o mejor dicho, sus responsables) intentan justificarse en "lo difícil que es crear un algoritmo que pueda reconocer esas sutilezas".

¡Pués sí, señores! Sabemos lo difícil que es para una entidad computacional poseer el más básico sentido común de los humanos, y por ello les exigimos que sean responsables en su uso!

  • No se trata de escudarse en las complejidades, sino de aceptar que apenas están "simulando" un comportamiento inteligente con sus algoritmos.
  • Por lo tanto, no aceptamos que permitan que esos algoritmos tomen decisiones por sí solos sin una adecuada supervisión humana. 
  • Que traten de crear una "inteligencia artificial" no les autoriza a dejarnos a merced de una "estupidez artificial", sin que se hagan cargo de sus estupideces.


En consecuencia:
Sigan desarrollando tales algoritmos, sigan probando una y mil veces su confiabilidad, pero sean conscientes de que sus errores pueden ser peligrosos y bajo ningún aspecto confíen ciegamente en ellos.
Podemos comprender y lidiar con la estupidez humana... pero definitivamente no necesitamos una estupidez artificial.

jueves, 8 de septiembre de 2016

Bienvenidos al antropoceno...

Hace algo más de un año comentábamos en ésta entrada sobre la posibilidad de definir una nueva "época geológica" en la historia de nuestro planeta, caracterizada por el impacto del hombre sobre el mismo: el Antropoceno.

El término en cuestión (del griego ἄνθρωπος anthropos, 'hombre', y καινός kainos, 'nuevo'), definiría una nueva época que daría fin a la que hasta ahora se considera vigente (el holoceno) y la sucedería formando también parte del período cuaternario, dentro de la era cenozoica).

Si bien la definición del antropoceno como época estaba siendo considerada desde hace años, faltaba una definición clara e concreta de qué evento marcaría el comienzo de tal época.
Tal como comentamos en la anterior entrada, dicho evento debía tener tres características:

  1. Ser de tal magnitud que fuera posible su reconocimiento aún dentro de miles o millones de años, no solo en la actualidad.
  2. Ser de tal extensión que el mismo pueda ser detectado en cualquier lugar del planeta, sin distinción de continentes o regiones.
  3. El evento debería ser asignable inequívocamente a la actividad humana, sin riesgo de confusión con una causa natural.

El principal problema consistía en la selección de tal evento, cumpliendo tales requerimientos:

  • ¿el calentamiento global antropogénico?
  • ¿la quema de combustibles fósiles?
  • ¿la deforestación humana?
  • ¿el uso del cemento?
  • ¿la agricultura?
  • ¿la revolución industrial?
  • ¿la presencia de plásticos?
  • ¿El uso del aluminio y otros materiales compuestos?
  • ¿el uso de la energía atómica?

¿cuál de todos ellos cumplía mejor con los requisitos?
En realidad, todos ellos son indicadores claros y ninguno debe ser descartado, pero dado que también debe definirse un momento concreto para el inicio de una época y no un período, había que tomar una decisión:

El 'Anthropocene' Working Group de la Comisión Internacional de Estratigrafía , tras varios años de debate, ha convenido en definir a los años '50 del siglo XX como el comienzo del antropoceno.

En ese período (más particularmente en 1951-1952), se sincronizan dos registros estratigráficos concretos, visibles en todo el planeta y inherentemente asignables a la actividad humana, que no son visibles en ninguna época anterior:

  • La deposición sobre la superficie del globo de partículas de plutonio originadas en las pruebas nucleares. Este depósito está esparcido por toda la superficie terrestre, puede ser identificado de forma inequívoca, y durará al menos 100.000 años, hasta que lentamente el plutonio decaiga primero en uranio, y finalmente en plomo.
    Explosión atómica
  • La deposición planetaria el cenizas conteniendo residuos carbonosos producto de la quema de combustibles fósiles, que puede detectarse no solo en tierra sino también en superficies de hielo, fondos de lagos y suelo marino, incluso en formaciones coralinas y en anillos de crecimiento de árboles, producto de la gran aceleración del consumo de combustibles posterior a la segunda guerra mundial. Estos residuos son estables y no se degradarán durante cientos de miles o millones de años.


Quema de combustibles fósiles
Ambos eventos han sido registrados en numerosos estudios estratigráficos en todo el planeta, comenzando en ése preciso período humano.


Así que...  Bienvenidos al antropoceno.
La época geológica donde el ser humano, por negligencia, impericia o inacción, dejará su huella indeleble en la historia planetaria.
La época donde el planeta perdió su equilibrio natural, y fue afectado irreversiblemente por una especie que se arrogó la potestad de dominarlo todo.

Sobreviva bajo su propia cuenta y riesgo.


Mas info:
http://www.sciencemag.org/news/2016/08/atomic-bombs-and-oil-addiction-herald-earth-s-new-epoch-anthropocene

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Kálmán


  • Imagina que estás en los años '50 y eres parte de un grupo de pioneros que pretenden llevar al hombre a la luna.
  • Imagina que debes desarrollar los sensores (analógicos, obviamente) que deberán enviar información a las computadoras (primitivas, obviamente) para asegurar el alunizaje seguro de la tripulación.
  • Imagina que estás desarrollando las sondas que por primera vez se adentrarán en el sistema solar, volando por meses o años para, en un determinado instante, hacer las maniobras orbitales necesarias para conseguir la trayectoria deseada.
  • Imagina que tienes que desarrollar un sistema GPS que involucre docenas de satélites que se comuniquen entre sí y con pequeños receptores móviles en tierra para determinar su posición con la mayor exactitud posible.


Imagina ahora que debes hacer cualquiera de éstas cosas, en un entorno variable y confuso donde la información que debes medir está sujeta a permanente ruido del entorno, fallas de sensores, desviaciones de rango, errores aleatorios, imprecisiones de lectura... y aún así debes lograr tu objetivo sin posibilidad de falla alguna.

Después de imaginarte todo eso, podrás comprender la importancia del logro de un hombre casi desconocido, pero que sin su aporte, nada de eso hubiera sido factible.

La inmensa mayoría de los logros tecnológicos modernos, desde la llegada del hombre a la luna hasta posicionar una sonda exactamente sobre un cometa a millones de kilómetros de la tierra, o visitar Plutón después de décadas de viaje espacial, o simplemente lograr que tu smartphone detecte por GPS tu posición con un error de apenas unos centímetros... no hubieran sido posible sin su aporte.

Rudolf Kálmán, ingeniero, nacido en Hugría y fallecido hace unos días en Estados Unidos, es el hombre a quien deberías conocer.
La razón, es muy simple:
De su genio matemático y su capacidad para la electrónica nació el algoritmo que permitió algo casi imposible en su época: filtrar eficazmente el ruido de una señal y predecir el valor correcto de una variable aún cuando el dato real no estuviera disponible, en tiempo real.
 Rudolf Kálmán. Publicó un ingenioso algoritmo recursivo de cálculo en 1960. El filtro Kalman cumpliría el objetivo de calcular y prever variables críticas como la ubicación, la dirección y la velocidad de forma precisa en presencia de mediciones ruidosas, e incluso calcularía el ruido, en tiempo real.
El filtro Kalman basa su robustéz en sus sencillas características:

  • Es recursivo
  • No requiere de un historial de datos previos
  • Funciona en tiempo real, con una sola medición.


Cada vez que un coche autónomo estaciona con precisión en un garage o acera... cada vez que tu celular te da la ubicación correcta de donde te encuentras... cada vez que te maravillas con que una sonda espacial llegue en el momento exacto a la posición correcta después de décadas de travesía...  cada vez que te sientas confiado volando con el piloto automático de un avión... recuerda a éste genio desconocido, sin quien mucho de lo que disfrutamos no existiría.

Rudolf Kálmán, en los '60



Mas info:
http://www.technologyreview.es/blog/347/31670/muere-el-ingeniero-que-llevo-al-hombre-a-la-luna/