jueves, 8 de septiembre de 2016

Bienvenidos al antropoceno...

Hace algo más de un año comentábamos en ésta entrada sobre la posibilidad de definir una nueva "época geológica" en la historia de nuestro planeta, caracterizada por el impacto del hombre sobre el mismo: el Antropoceno.

El término en cuestión (del griego ἄνθρωπος anthropos, 'hombre', y καινός kainos, 'nuevo'), definiría una nueva época que daría fin a la que hasta ahora se considera vigente (el holoceno) y la sucedería formando también parte del período cuaternario, dentro de la era cenozoica).

Si bien la definición del antropoceno como época estaba siendo considerada desde hace años, faltaba una definición clara e concreta de qué evento marcaría el comienzo de tal época.
Tal como comentamos en la anterior entrada, dicho evento debía tener tres características:

  1. Ser de tal magnitud que fuera posible su reconocimiento aún dentro de miles o millones de años, no solo en la actualidad.
  2. Ser de tal extensión que el mismo pueda ser detectado en cualquier lugar del planeta, sin distinción de continentes o regiones.
  3. El evento debería ser asignable inequívocamente a la actividad humana, sin riesgo de confusión con una causa natural.

El principal problema consistía en la selección de tal evento, cumpliendo tales requerimientos:

  • ¿el calentamiento global antropogénico?
  • ¿la quema de combustibles fósiles?
  • ¿la deforestación humana?
  • ¿el uso del cemento?
  • ¿la agricultura?
  • ¿la revolución industrial?
  • ¿la presencia de plásticos?
  • ¿El uso del aluminio y otros materiales compuestos?
  • ¿el uso de la energía atómica?

¿cuál de todos ellos cumplía mejor con los requisitos?
En realidad, todos ellos son indicadores claros y ninguno debe ser descartado, pero dado que también debe definirse un momento concreto para el inicio de una época y no un período, había que tomar una decisión:

El 'Anthropocene' Working Group de la Comisión Internacional de Estratigrafía , tras varios años de debate, ha convenido en definir a los años '50 del siglo XX como el comienzo del antropoceno.

En ese período (más particularmente en 1951-1952), se sincronizan dos registros estratigráficos concretos, visibles en todo el planeta y inherentemente asignables a la actividad humana, que no son visibles en ninguna época anterior:

  • La deposición sobre la superficie del globo de partículas de plutonio originadas en las pruebas nucleares. Este depósito está esparcido por toda la superficie terrestre, puede ser identificado de forma inequívoca, y durará al menos 100.000 años, hasta que lentamente el plutonio decaiga primero en uranio, y finalmente en plomo.
    Explosión atómica
  • La deposición planetaria el cenizas conteniendo residuos carbonosos producto de la quema de combustibles fósiles, que puede detectarse no solo en tierra sino también en superficies de hielo, fondos de lagos y suelo marino, incluso en formaciones coralinas y en anillos de crecimiento de árboles, producto de la gran aceleración del consumo de combustibles posterior a la segunda guerra mundial. Estos residuos son estables y no se degradarán durante cientos de miles o millones de años.


Quema de combustibles fósiles
Ambos eventos han sido registrados en numerosos estudios estratigráficos en todo el planeta, comenzando en ése preciso período humano.


Así que...  Bienvenidos al antropoceno.
La época geológica donde el ser humano, por negligencia, impericia o inacción, dejará su huella indeleble en la historia planetaria.
La época donde el planeta perdió su equilibrio natural, y fue afectado irreversiblemente por una especie que se arrogó la potestad de dominarlo todo.

Sobreviva bajo su propia cuenta y riesgo.


Mas info:
http://www.sciencemag.org/news/2016/08/atomic-bombs-and-oil-addiction-herald-earth-s-new-epoch-anthropocene

1 comentario:

  1. Nuestra Tierra ha sido devastada ya 5 veces con Extinciones Masivas, desde hace 440 millones de años, hasta 65 millones, aniquilando hasta el 90% de los seres vivos que existían en ese momento.
    Se viene la 6º Extinción que será tan devastadora como las anteriores, pero más lenta y agónica...
    "Antropoceno..." ta güeno el nombre...

    ResponderEliminar